Síguenos:

Federación de Criadores  de Caballos Chilenos Fedetración del Rodeo Chileno
Caballo y Rodeo Portal oficial de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena y la Federación Deportiva Nacional del Rodeo Chileno

Fantoche y Chacarero, los potros Campeones de Chile en la mirada de sus jinetes

Autor: Héctor Parraguirre Jara
Sus jinetes Pablo Pino y Diego Tamayo, junto al experto José Luis Pinochet, revisaron la genealogía de estos destacados ejemplares.

El programa "Raza Chilena" se vistió de gala para recibir a los actuales Campeones de Chile de Rodeo, Pablo Pino y Diego Tamayo, quienes junto al director de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena y destacado zootecnista, José Luis Pinochet, revisaron la sangre de los potros Doña Angeles Fantoche (N° 220738) y Don Falucho Chacarero (N° 226986).  

Pinochet analizó primero la genealogía del Fantoche, hijo del Camarero (Custodio y Simpatía) en la Soñadora (Clandestino y Encantadora).

"Primero que todo para Diego debe ser un orgullo correr un caballo criado por ellos mismos, del Criadero Doña Angeles. Al ser hijo del Camarero es de la línea del Custodio, que es Escrupuloso y Estribillo; y por abajo su madre Soñadora también es Clandestino, Canteado, Esperando, Estribillo. Aquí no hay sorpresas, hay una doble línea de Estribillo por arriba y por abajo, padre y madre llegan a ese gran reproductor y las mezclas que pusieron entremedio también fueron muy bien hechas. Como dicen, hijo de tigre tenía que salir rayado y éste lo supo hacer”, detalló.

Diego Tamayo, aportando datos del Fantoche, dijo que "ese potro viene siendo un resumen de grandes potros que ha corrido mi papá. Todo partió por una yegua criolla de mi abuelo, la Entretenida, con la que mi papá empezó a formar su criadero y le fue poniendo los potros que él mismo corría, en este caso el Sahumerio que lo corría con don Francisco Infante y de ahí salió la Encantadora. La mezcló con el Clandestino que también lo corrió y después lo mezcló por arriba con el Camarero, que no lo corrió, pero sí el Custodio. Y por el lado de la Simpatía, mi papá hizo casi la mayoría de los caballos hijos de la Simpatía que se corrieron. Fue una línea que él la probó mucho y le dio mucho resultado".

Pasando al Chacarero, ejemplar  criado por Patricio Urra, es hijo del Estrago (Trago Largo y Gavilla) en la Chacarera (Entusiasmo y Mañanera). Sobre su sangre se pronunció Pinochet.

"También hay que felicitar al criador de Don Falucho Chacarero, don Patricio Urra. Es hijo del Estrago, un potro que tuvo pocas crías por lo que he sabido, pero es un hijo directo del Trago Largo, que fue un gran campeón. El Trago Largo fue Vicecampeón y Tercer Campeón de Chile, hijo del Huinca, una línea muy buscada en su momento y muy buena. Aquí tiene mucho mérito el criador de estos caballos, que fue don Benjamín García-Huidobro. El Estrago es hijo del Trago Largo y la Gavilla, una gran yegua corralera también de don Benjamín, hija del Gualicho, así es que por ese lado es entero de Picarquín", expuso.

"Y por abajo la Chacarera es una hija del Entusiasmo, que es del Envión, que también es Estribillo, así es que ahí deja de haber sorpresa por abajo, pero bien lejano. Es un buenísimo ejemplo de que no solo las líneas famosísimas del Estribillo o el Taco son las que llegan arriba. En este caso hay un potro, el Chacarero, que no tiene por arriba esa línea y, sin embargo, anduvo de maravillas", agregó.

Imagen foto_00000002

Además, Pinochet resaltó un aspecto muy importante: "Otra cosa que hay que destacar en esta collera es que hacía varios años, debe ser hace 12 o 14 años, que no ganaba una collera de potros; habían sido colleras mixtas, de caballos o yeguas, pero una collera completa de potros hacía muchos años que no ganaba. Es un dato no menor por lo difícil que siempre es correr dos potros, así es que más mérito todavía de estos jóvenes corredores".

El Chacarero tiene una historia muy particular de cómo llegó a las manos de estos jóvenes jinetes, hoy flamantes Campeones Nacionales, que Pablo Pino se encargó de relatar.

"Nosotros tenemos los caballos donde el papá de Diego, donde el tío Mario ahí en Rancagua. El tío nos juntó de nuevo, él fue el precursor  de que nos juntáramos a correr y cuando llegamos Diego me dijo 'tenemos dos caballos que son relativamente nuevos, el Fantoche y el Loco Lindo. Los dos son hijos del Camarero, entonces era la collera, tenían la misma edad, la misma cantidad de rodeos. Pero Diego me dijo 'no nos conviene correr los dos caballos nuevos, porque yo le tengo que hacer una temporada al Fantoche primero y necesitamos un caballo un poquito más experimentado para que lo corras tú, para que ese potro tire el buqué y yo pueda ir amaestrando el caballo para ti para el próximo año'", contó.

"En esa búsqueda de un potro estuvimos todo el invierno, nos mandaban datos, buscábamos la genealogía, veíamos videos y después de probar muchos llegamos a este potro Chacarero. Lo fuimos a probar, nos acompañó el tío a Parral, llegamos allá y cuando  este potro salió de la pesebrera, era pintoso, pero medía un metro treinta y tanto. Yo dije es poquito caballo, chiquitito, pero le pusimos la montura, lo probamos; di un par de vueltas en el apiñadero, salimos, le hice el primer taco, tres para cada lado, y le dije a Diego 'haz las preguntas correspondientes y ve si nos sirve'. Diego se subió, le hizo un par de preguntas al potro, el potro le respondió y me dijo 'este es el potro'. Ahí después tenía que llegar a mi casa, hablar con mi papá para convencerlo y aún nos quedaban varios potros por probar", continuó.

"Cuando mi papá lo miró y lo vio chiquitito me dijo que no. Estuvimos un mes y medio y un día pillé a mi papá entre la siesta y le dije 'papá este es el potro' y me dijo 'sabes hijo, haz lo que quieras'. Llamé al Diego y le pregunté si estaba seguro y me dijo 'sí, estoy seguro, yo confío en el potro'. Salimos al primer rodeo y quedamos segundos al tiro, lo corría yo y esa temporada lo seguí corriendo. Lo completamos, lo clasificamos, de hecho nos ganamos una serie en Batuco, hicimos dos carrerones buenos y entramos. Después llegamos a Rancagua y no tuvimos la suerte; en una serie corrimos los cuatro toros, pero quedamos lejos de entrar", añadió.

"En la temporada siguiente lo seguimos corriendo y Diego me dijo 'yo voy a correr el Chacarero y tú corre el Fantoche’. Así es que nos cambiamos y nos demoramos tres rodeos en completarlos. Esa es la historia del Chacarero", completó Pino.

Imagen foto_00000001

Tamayo agregó que "así como dijo Pablo, el potro mostró sus condiciones desde el primer minuto que lo probamos. Después cuando ya estaba en trabajo acá en Rancagua con nosotros, al tiro en el primer rodeo mostró todo su potencial y lo ha seguido reafirmando hasta ahora. El caballo venía con sus rodeos, venía firme, no ha tenido nunca un bajón en las dos temporadas que hemos corrido; aunque hemos corrido súper poco. Estos caballos tienen que haber corrido cinco rodeos en dos años, ahora en la última temporada corrimos tres rodeos más el Clasificatorio y el Nacional".

"Es rico correr un potro así, muy liviano para correr, tiene una forma de atajar que hasta su porte lo ayuda, porque como que desequilibra a los toros, entonces se siente que pega bonito, pero uno casi ni se mueve arriba", agregó.

José Luis Pinochet aportó sobre esta característica del potro que "lo del tamaño le viene por dos lados al Chacarero, porque el Envión, que es lo que tiene bien abajo por su madre, era uno de los más chicos hijos del Estribillo. Y por arriba también, porque el Huinca era un caballo bien menudito, pero fantástico también. Entonces por ahí le viene toda la facilidad para correr atravesado y la capacidad de atajar aun siendo tan bajito".

La crianza familiar 

Aparte del Doña Angeles, de su padre, Diego Tamayo tiene su propio criadero, Murtao, del cual también habló en esta entrevista.

"Hace seis años partimos con mi familia, mi señora y mi hijo, y criamos Murtao. Todavía no sacamos caballos corriendo de Murtao, pero estamos trabajando para poder lograrlo. Tenemos una base en hembras, la línea del Fantoche, la línea materna, porque yo era dueño de la Encantadora, su abuela, también le saco crías a la Soñadora, su madre que es mi papá, pero de repente intercambiamos vientres", narró.

"Y hay otra línea que es la Polca, una yegua de mi tío Checho. Ahí voy mezclando con distintos potros, tengo del Romario, del Camarero, Clandestino. Ahora estamos en proyecto de sacarle al Listón Viejo del Criadero Santa Isabel. Del Cuenta Cuento tenemos un macho que nos nació hace poquito. La madre del Fantoche, la Soñadora nos va a parir del Galanteo en los próximos días, así es que de a poquito vamos sumando y tratando de buscar buenos potros para ir mejorando día a día", añadió.

El Criadero Retoños del Bosque pertenece a la familia de Pablo Pino, aunque en lo personal no se siente tan apasionado por la crianza.

"Los Retoños del Bosque partió cuando uno parte con ganas de criar, pero yo soy jinete, a mi me gusta correr más que criar, no soy tan pasional. A mis hermanos (José Antonio y Angela) sí les gusta criar, entonces también hay que apoyar a la familia. Mi hermano compró un par de potrancas nuevas en Peleco y quiere tratar de mezclar. Le gusta mucho, habla con Diego, también le pide la opinión al tío, que le dice que vea las características de cada potro y que no miren los potros, sino las yeguas. Mi hermano empezó a criar en base a eso y vamos a ver qué sale", contó.

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos

Desarrolado por Agencia PM Digital