Síguenos:

Federación de Criadores  de Caballos Chilenos Fedetración del Rodeo Chileno
Caballo y Rodeo Portal oficial de la Federación Criadores de Caballos Raza Chilena y la Federación del Rodeo Chileno

Secretos del Arreglo, José Armando León: "Gracias a los caballos trabajo y vivo, y también mi familia"

Autor: Alejandro Alegría Torres
El arreglador del Criadero Vista Volcán comentó su forma de trabajo y el desarrollo del oficio.

El destacado arreglador José Armando León conversó con Caballoyrodeo.cl en la sección "Secretos del Arreglo", comentando su forma de trabajar caballos, contando cómo ha sido su labor en el Criadero Vista Volcán durante la pandemia y manifestando su opinión respecto al desarrollo del oficio en la actualidad.

- ¿Cómo ha estado la pega durante la pandemia?

"Estamos rebien trabajando, porque estamos con mucha caballada nueva, así que nos ha hecho muy bien la pandemia para poder madurando y trabajando caballos nuevos. Acá en el Vista Volcán hay harta caballada nueva, que se ha corrido en la casa. Tenemos unas cinco o seis colleras que podrían salir a correr, también hartos caballos nuevos avanzados que se han corrido en la casa, entre ellas una collerita de caballos nuevos. Caballos que se están largando recién ahora bien agallados y que están a punto de correr, y pura caballada nueva que se ha avanzado de cero".

- ¿Cómo trabaja usted los caballos nuevos? ¿Qué ejercicios le realiza?

"Siempre me los entregan después de venir amansados y galopeando en la troya. Les hago la boca, harta troya suave, los empiezo a caminar y a sobar. Hago todas las cosas en buena y con confianza, así van avanzando los  caballos. Se trabajan tres meses unos caballos, luego se largan. Después se toman otros, se trabajan tres meses y se larga, y así se va logrando el trabajo y no se hace la pega de un solo viaje".

- Es un proceso largo…

"Toma mínimo dos años, más o menos, hacer un caballo. Antes de esos dos años se pueden empezar a echar a perder, porque los mancos cuando son habilidosos en dos o tres meses pueden estar topeando, pero esa no es la idea. Terminan reventándose los caballos, entonces no es la idea hacer toda la pega de un viaje".

Imagen foto_00000003

- ¿Qué otro ejercicio le realiza a los caballos cuando van avanzando?

"Yo galopo harto a los mancos. Primero los ando, los troto harto y galopo harto al revés, para que el manco aprenda a tirar. Que ande para afuera y para adentro, que suelte las paletas y trabaje siempre relajado. Que haga todas las pegas, pero relajado, que nunca se acelere o apriete. Esa es la idea, porque así cuando usted lo vaya a correr después, no corre apretado, porque ahí empiezan los problemas después. Cuando el caballo se aprieta, se le exige más para hacer la atajada y se empieza a enojar. La gracia es que haga la pega a gusto. Por eso yo troto harto los caballos, en distintas posiciones, para que haga todo a gusto. Después aprovecho de hacerle la boca a los mancos, porque siempre hay que trabajar a los caballitos tomaditos de la boca, nunca hay que trabajar un caballo suelto".

- ¿Qué herramienta ocupa usted?

"A mí me los entregan de guatana y yo les pongo un ocho. Mis caballos siempre están con un riendero de ocho, todos mis caballos trabajan con esa herramienta no más. Igual los enfreno. Pero todos los caballos los topeo y los corro con un 'ochito no más'. Después si al patrón le gusta correrlos enfrenados, se enfrenan no más. Pero a los caballos míos siempre los corro con un ocho".

- ¿Qué le parece cómo ha ido evolucionando el oficio del arreglador en el tiempo?

"Es que se ve poco arreglador. Creo que la pega del arreglador queda muy atrás, muy escondida. Uno trabaja dos años los caballos para sacar un manco bien decente y los patrones siempre después contratan un jinete bueno, lo echan arriba y el hombre los exige todo. En un rodeo se puede aflojar un caballo. Uno se saca la mugrienta dos años y el otro en un rodeo lo hace pedazos. La pega del arreglador además es mal pagada para todo el trabajo que hace uno. Al corredor siempre le pagan el doble de lo que gana uno, porque le piden resultados. La pega del arreglador es poco reconocida y ahora últimamente los están reconociendo, pero antes no se había visto eso".

Imagen foto_00000001

- Y cada vez quedan menos…

"Sí, cada vez quedan menos. Hoy en día hay harta juventud muy buena para correr y se entusiasman en eso, pero no se toman el tiempo de aprender a trabajar un caballo. Toda la juventud hoy en día se preocupa de correr no más, por eso va quedando poco arreglador. Quedan pocos arregladores buenos, de los antiguos eso sí. A quienes siempre he admirado harto es a los Tamayo, a don 'Checho' y don 'Lalo'. A don Juan Carlos (Loaiza) igual. Y me acuerdo de pocos más. Actualmente yo creo que arregladores buenos van quedando cuatro o cinco. Porque cualquiera puede trabajar caballos, pero lo que cuesta es mantenerlo, hacer que el caballo no afloje después".

- ¿Cuándo ve usted que un caballo es bueno y que tendrá alto nivel?

"Cuando uno empieza a trabajar un caballo se da cuenta al tiro. Cuando es liviano, ágil, obviamente se da cuenta uno que puede salir bueno. El manco corredor, mientras más velocidad tenga es mejor para el caballo y también para uno mismo, porque se le facilita para hacer las cosas. A esos caballos hay que trabajarlos con mucho más cuidado, porque como son tan habilosos y rápidos, hay que cuidarlos más. Ahí se ve que un caballo es bueno, porque uno lo monta y va a notar que el manco por las de él va haciendo las cosas al tiro. Uno le echa el cuerpo, poquito que le avise y hace la pega al tiro. Ahí uno se da cuenta cuando un caballo va a ser bueno, bueno".

- ¿Antes de un Clasificatorio o Champion de Chile le hace una pega distinta a los caballos?

"Es la misma pega, se les hace lo mismo. O sea, más estado físico, pero nada más. Porque si un caballo anduvo bueno en la temporada y se le exige más tratando de ponerlo mejor para los Clasificatorios, es lo peor, porque se le pasa el trabajo y en vez de andar bien, anda más bajo. No puede cambiar uno el ritmo, sobre todo si anduvo bien toda la temporada. Se debe seguir el mismo ritmo. Hay mucha gente que se equivoca y hace pegas más forzadas, lo que hace que el caballo baje su nivel porque no está acostumbrado a ese ritmo. Lo importante es el estado físico, no hay que ponerle más pegas".

Imagen foto_00000002

- ¿Cómo ha esto el trabajo en Vista Volcán tras la llegada de Juan Carlos Loaiza?

"Súper bien, tenemos buen equipo. Trabajamos cinco acá. Jonathan Aravena, Diego Urzúa que amansa y Juan Carlos, tenemos muy buen equipo. La idea es que andemos bien, con el equipo tenemos. La idea es seguir trabajando harto caballos y sacar varios, esa es la idea".

- ¿Qué caballos que haya hecho usted recuerda con cariño?

"Los caballos del Peleco. Esos son los caballos que más me tiraron para arriba a mí. Nunca antes había trabajado en un criadero tan grande como Peleco o como ahora en Vista Volcán. A todos los caballos los estimo mucho, porque me dan satisfacción. Para mí son todos queridos. Son igual que los hijos, porque a todos los quiere igual. Gracias a los caballos trabajo y vivo, y también mi familia. Así que no puedo tenerle mala a un caballo, aunque sea más jodido para trabajarlo, porque si le agarra mala, empieza a pelear con él y comete el error uno".

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos

Desarrolado por Agencia PM Digital