Síguenos:

Miguel Icekson: "Cuando se vuelva a la normalidad, tengo que ordenar El Codiciado"

Autor: Miguel Angel Moya

Foto: Sello de Raza.

Aunque en buen estado de salud, dueño del criadero capitalino contó de su realidad sin poder ir a Pirque.

Debido a formar parte del grupo de mayor riesgo por su edad, Miguel Icekson Fassler, dueño del Criadero El Codiciado, ha debido confinarse en su departamento santiaguino (sector de Providencia), sin poder hacerse presente en su fundo ubicado en Pirque, para estar en contacto directo con su crianza de caballos chilenos. Así lo confirmó en entrevista con Caballoyrodeo.cl, detallando lo que han sido estos tiempos signados por el Covid-19 para él.

"Yo estoy bien, pero hace como un año que no puedo salir de mi departamento. Por mi edad me tiene prohibido hacerlo para evitar el contagio con el Covid-19. Así que no he podido ir al fundo hace más de un año. En ese sentido, he sido sumamente perjudicado, porque ni siquiera he podido salir a hacer trámites ni nada. Recién logré ponerme la primera inyección y una vez que termine con eso, voy a continuar con los trámites pendientes", manifestó.

"Además, traje a mi hermano Isaac desde Estados Unidos, que está inválido. El no vivía en Chile hace unos 50 años. Así que no puedo arriesgarme yo ni contagiarlo a él, así que tengo un convenio en forma particular con la Clínica Alemana para estarlo asistiendo porque no se puede mover. Se quebró la cadera, se quebró un hombro y está inválido", añadió.

Contó que, en este ámbito, a la distancia se ha tenido que enterar de lo que está ocurriendo en su fundo, añadiendo que espera una normalización de esta situación que le permitiera volver: "Por lo menos, creo que en un mes o en un mes y medio más. Una vez que me ponga la segunda dosis de la vacuna voy a estar en condiciones de salir. Tengo contacto con los camioneros y sigo mandando fardos de pasto. Tengo comprada una provisión para todo el invierno".

"Cuando se vuelva a la normalidad, voy a ordenar lo que tengo, donde hay de los mejores caballos. Yo salí un tiempo al extranjero y durante dos años no pude hacer remates. Tendré que ordenar los pedigrees para poder realizar un remate. Quiero también pedir que Dios bendiga a todos, porque estamos pasando tiempos muy difíciles para todo Chile, en especial para los corraleros, que yo creo deben haber sufrido muchísimo", expresó.

Imagen foto_00000001

Algo de historia

Pero aprovechando este tiempo que nos ha dado la pandemia, conozcamos del propio Miguel Icekson la historia de cómo partió en la crianza.

"Yo empecé a criar antes del año 1968. Compré una yegua que se llamaba Atajadora y era campeona de Rienda en San José de Maipo. En esa época quería andar a caballo y esa fue la primera yegua que yo compré y luego adquirí otros caballos. Luego vinieron tiempos difíciles, en que no había pasto y más adelante, el año 1975, comencé a visitar lugares a donde podía llevar los caballos. Ese año fui y vi El Manzano, donde había algunas posibilidades. Estaba un señor Fernández en El Canelo y entonces le mandé mis caballos; yo ya tenía cinco yeguas corraleras. Cuando compré El Manzano en el año 1979, empecé a desarrollar el Criadero y a comprar caballos. Entre paréntesis, el Estribo (padre del Estribillo) estuvo en El Canelo y le sacaron montas. Incluso, hubo inquilinos míos que tenían hijos verdaderos del Estribo. Para mi gusto, el Estribillo se ha reproducido mucho mejor que el Estribo. Yo he seleccionado hijos del Estribillo y en mis caballos he reproducido al Estandarte, al Canteado y el primer hijo del Esperando que remató Italo Zunino lo compré yo. También he tenido hijos del Talento".

También habló del nombre de su Criadero, señalando que esto obedece a que uno de sus empleados, que era de Las Vertientes, que cuando estaba buscando un nombre para su Criadero, le dijo que había un caballo que se llamaba El Codicia.

"Y ese caballo estaba en los Registros Genealógicos como uno de los primeros y buenos caballos chilenos. Entonces, yo le puse El Codiciado a mi criadero, para recordar a ese caballo que está en los anales de los caballos corraleros chilenos", enfatizó.

"Para mí el caballo chileno es un amigo muy fiel y que da grandes satisfacciones, grandes alegrías para quien lo sabe cuidar y respecto a los potros que estoy reproduciendo, hay seis o siete, más las montas que yo compro para combinar sangres. Siempre compro montas del Santa Isabel y mientras más natural sea la crianza, es mejor", manifestó.

Y hablando de los reproductores que le han dado y siguen dando prestigio a su Criadero, señaló. "Tengo todos los reproductores buenos. O sea, tengo al Delator, tengo al Taltal; no he vendido ninguno de ellos y hace como dos o tres años que no he cambiado ningún animal. El Tololo ha sido excelente; el Delator está dando muy bueno y el Taltal está dando bueno también. El Tololo es de la línea Bellaco, mientras que el Delator es del Escorpión y el Taltal del Talento. Son todos buenos y tengo también un hijo del Escándalo que ha dado bueno. Últimamente es el Delator el que está dando más bonito y el Taltal es un potro nuevo que también está dando muy bueno".

"Estoy muy satisfecho, porque los potros son extra, pero como le contaba, el asunto es que yo no he tenido tiempo para ir a mirar allá. Pero las crías que han dado son todas buenas. Por ejemplo todos los hijos del Delator que se alcanzaron a probar, salieron muy buenos, e inclusive llegaron al Champion de Chile. Para mi gusto, el Delator debe ser el mejor hijo del Escorpión que hay en Chile y que ha dado lo mejor", aseguró.   

Rodeo Accesos Directos

Criadores Accesos Directos

Desarrolado por Agencia PM Digital